Etiqueta del cubículo: ¡Tu guía para sobrevivir!
» » » Etiqueta del cubículo: ¡Tu guía para sobrevivir!

Etiqueta del cubículo: ¡Tu guía para sobrevivir!

Publicado en: General

La vida de oficina a menudo significa pasar el día en un cubículo. Para algunos, “la vida en el cubo” no es diferente de la vida en la granja, con grandes grupos de seres diversos agrupados, tratando de vivir en armonía, a pesar de sus muchas diferencias. Desafortunadamente, la vida en el cubo puede significar estar sin un momento de privacidad y escuchar y ver todo lo que hacen tus vecinos.

Es suficiente para llevar a una persona al canal. Si tu día implica vivir en el cubo, sigue estos sencillos consejos para sobrevivir, prosperar y salvar tu salud mental (y la de tu vecino).

1. Mantenerlo bajo

No grites: ya sea ​​que estés hablando por teléfono o en persona, baja la voz y apaga el altavoz. Mientras lo haces, baja el volumen del timbre de la computadora y del teléfono de escritorio y configura el teléfono para que vibre. Si te gusta escuchar música mientras trabajas, mantén el volumen bajo o usa audífonos y no cantes con tus canciones favoritas. Para estar seguro, pregunte a los vecinos del cubo que lo rodean si el volumen que proviene de su cubo es demasiado alto.

2. Mantén tu aseo personal, personal

No seas el granero: trabajar en un cubículo es como vivir en una casa de cristal. Todo lo que haces está en exhibición, especialmente el aseo personal y la preparación. Si necesitas cortarte las uñas, usar hilo dental, afeitarte, ponerte colonia, peinarte o hacer algún otro ritual, hazlo en tu casa. En caso de que te preguntaras, escupir tabaco masticado en tu bote de basura puede ser un claro «no» de la oficina.

3. Mantener los chats grupales al mínimo

No se reúnan y se rían: si tu y otros compañeros de trabajo se reúnen para conversar, habla en voz baja si estás cerca de otros cubos. Mejor aún, ve a otra área o sala de conferencias. Recuerda, las personas a tu alrededor están tratando de trabajar. Las conversaciones en grupo o en voz alta pueden distraer a los demás y dificultar el trabajo.

4. Mantén tus hábitos repetitivos atenuados

No andes por ahí: el golpear con los dedos, la pluma o el dedo del pie puede ayudarte a concentrarte, pero la distracción puede dificultar que las personas que lo rodean se concentren. Mantén los ruidos repetitivos al mínimo. No golpees los cajones de los archivadores para cerrar o rodar tu silla excesivamente alrededor de tu cubo. Si tienes equipo que chirría o necesita reparación, llama al servicio de mantenimiento para obtener ayuda.

5. Guarda tu información personal para ti

No despeines las plumas: aunque puedas pensar que lo hacen, la mayoría de las personas no quieren escuchar sobre tu vida personal. Mantén las conversaciones privadas al mínimo y no las tengas en tu cubículo. Si tienes una conversación telefónica privada, recuerde que las personas en los siguientes cubículos también pueden escucharla, así que toma en cuenta el volumen de tu voz y lo que estás diciendo.

Sin embargo, a veces, las llamadas personales ocasionales son inevitables en el trabajo (como obtener los resultados de las pruebas del médico durante las horas de trabajo o hablar con la escuela sobre tu hijo).Cuando eso suceda, mantén tu voz baja y la información al mínimo. Trata de tener la llamada en tu teléfono celular en un área privada. Y vecinos del cubo, si un compañero de trabajo tiene una de esas llamadas personales inevitables, pero necesarias, en el cubo que está al lado, respeta su privacidad y no escuches. Mejor aún, es el momento perfecto para volver a llenar tu taza de café. O dar un corto paseo por el pasillo.

6. Mantén tus gérmenes en casa

No seas burro: si estás enfermo, quédate en casa y recupérate. Si bien puedes pensar que tus esfuerzos por venir al trabajo son heroicos, es probable que a tus compañeros de trabajo les resulte molesto estar expuestos a la enfermedad. Los gérmenes pasan alrededor del área de la oficina a través de las manijas de las puertas, carpetas de archivos, impresoras / copiadoras, manijas de cafeteras, teléfonos, etc. Recuerda lavarte las manos con frecuencia, mantenlas alejadas de la cara y la boca y usa desinfectante de manos con frecuencia.

7. Golpear antes de entrar

No te abras paso: solo porque un cubículo no tenga una puerta no significa que esté bien entrar. Respeta el área de trabajo de tu compañero de trabajo y asume que hay una puerta invisible. Golpea suavemente la superficie más cercana y espera hasta que te inviten a entrar. Si el cubo está bloqueado por una pantalla independiente, generalmente es una señal clara de que tu compañero de trabajo está tratando de concentrarse en un entorno difícil y no quiere que lo molesten. En el momento. Si el cubo de tu compañero de trabajo está vacío, no ingreses, a menos que sea para dejar rápidamente un objeto en su silla. Nunca merodees alrededor de su cubo, mirando papeles en su escritorio o en la pantalla de su computadora. Si no hay nadie en el cubo, regresa a tu escritorio y envíele un correo de voz o un correo electrónico para informarles que estuviste por ahí.

8. Evita las interrupciones

No asaltes el establo: si un compañero de trabajo está hablando por teléfono o pensando, no intentes llamar su atención o hablar con ellos. En su lugar, trata de alcanzarlos más tarde. Si el asunto no es urgente, envíales un correo de voz o un correo electrónico.

9. Mantener las fragancias en el campo

No apestes como la granja: evita usar perfumes pesados ​​o colonias en la oficina, y no uses ambientadores en tu cubo. Tus compañeros de trabajo pueden tener alergias que pueden ser provocadas por fragancias fuertes. Evita comer en tu cubículo si tu comida es particularmente picante. Además, toma en cuenta a los compañeros de trabajo con alergias a los alimentos (como los cacahuetes), y no traiga ni coma estos alimentos en el área de trabajo.

10. No pedir prestado a tus vecinos

No seas un zorro: nunca tomes prestado ni saques nada del escritorio o cubículo de tu compañero de trabajo sin preguntar primero. Incluso si te permitieron usar el artículo en el pasado, pídelos cada vez que los uses. Si no están disponibles, espera hasta que estén disponibles. No saques nada de tu cubo desocupado a menos que tengas un permiso previo.

Un pensamiento final:

A pesar de que no hay mucho espacio personal en el típico cubículo de oficina, todavía se debe respetar. Procura mantener tu cubo limpio. Respeta tu propio espacio así como el de los demás. En última instancia, el espacio de oficina pertenece a la empresa para la que trabajas, así que cuídalo bien. Recuerda, el CEO puede detenerse en cualquier momento para una visita sorpresa. No quieres que tu cubo se vea como el corral, ¡Así que prepárate!

Sigue estas reglas simples para mostrarse respeto mutuo y asegurar un ambiente de trabajo libre de estrés.Cuando trabajas en el cubo, es importante tener en cuenta tus modales y también tener en cuenta a tus compañeros de trabajo.

Fuente original: Chronicle Kennametal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.