Inicio » Publicaciones » Comunidad » ¿Es posible un desarrollo sostenible?

¿Es posible un desarrollo sostenible?

Publicado en: Boletín, Comunidad
© UNICEF/Inti Ocon/AFP-Services
El huracán Iota causó destrucción e inundaciones en toda Nicaragua, dejando a miles de personas sin hogar.

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) conllevan una serie de acciones que estructuran un Plan construido en el año 2015 a través de una Agenda, cuyas metas a cubrir se proyectan en el horizonte del año 2030, para alcanzar una prosperidad respetuosa con el planeta y sus habitantes. El plan es constituido por la Organización de Naciones Unidas integrada por 193 estados miembros a través de 17 objetivos establecidos en consenso. Los objetivos se dividen en 169 metas, con la finalidad de «no dejar a nadie atrás», es decir, que nadie en el mundo sea excluido.

Unsplash/Mikhail Serdyukov
El cambio climático aumenta el riesgo de temperaturas cálidas y secas que puede favorecer los incendios forestales.

La amenaza del cambio climático es ahora más real que nunca y los ODS son decisivos para no comprometer el futuro de las generaciones venideras.  La Agenda 2030 no son compromisos nuevos, dado que un primer acercamiento se proporcionó desde la Agenda 2000 con los Objetivos de Desarrollo del Milenio que comprendió ocho objetivos con metas a cumplir para el año 2015, con los cuales se estableció la primera reunión internacional formal para afrontar los problemas globales como la erradicación de la pobreza extrema y el hambre o la mejora en el acceso de la educación formal.

Las metas que se pretendían en esta agenda no se cubrieron de manera total, aunque se puede señalar que se presentaron grandes avances, extendiéndolos y redireccionándolos a través de la Agenda 2030, la cual engloba cinco dimensiones, conocidas como las 5 P.

  • Personas. Fin de la Pobreza y el Hambre.
  • Planeta. Protegerlo contra la degradación.
  • Prosperidad. Disfrutar de una vida prospera y plena.
  • Paz. Alcanzar sociedades pacificas, justas e inclusivas.
  • Participación Colectiva. Alianza basada en la solidaridad.

Los 17 ODS tienen la finalidad de transformar nuestro mundo con desarrollo sostenible en la esfera económica, social y ambiental de forma equilibrada e integrada. Los cuales son:

  1. Fin de la pobreza extrema en el mundo.
  2. Hambre cero. Alimentación sana y nutritiva.
  3. Salud y bienestar. Vida sana en todas las edades.
  4. Educación de calidad en nivel básico.
  5. Igualdad de Género.
  6. Agua limpia y saneamiento universal
  7. Energía asequible y no contaminante.
  8. Trabajo decente y crecimiento económico para todos.
  9. Industria, innovación e infraestructuras sostenida e innovadora.
  10. Reducción de las desigualdades entre los países.
  11. Ciudades y comunidades sostenibles con viviendas y servicios básicos.
  12. Producción y consumo responsable (sostenible).
  13. Acción por el clima a través de medidas urgentes.
  14. Vida submarina. Conservar la vida marina.
  15. Vida de ecosistemas terrestres. Proteger bosques y pérdida de biodiversidad, degradación de las tierras.
  16. Paz y justicia e instituciones sociales para sociedades justas.
  17. Alianzas para lograr los objetivos para el desarrollo sostenible.

Los compromisos adoptados por los jefes y gobiernos de estado presentan una agenda amplia, compleja y sofisticada con buena disponibilidad pero difícil de alcanzar, es decir son objetivos imposibles o difíciles de lograr globalmente sobre todo en países pobres que no cuentan con los recursos suficientes para destinarlos a esa tarea. Es decir, los países subdesarrollados carecen de recursos económicos suficientes para la implementación de estrategias o acciones concretas. Para ellos la mayoría de esos compromisos son metas utópicas con discurso político o con poco alcance o promesas incumplidas.

A pesar de lo anterior se debe reconocer que una de las ventajas es que los gobiernos pueden identificar la magnitud de los problemas y dirigir políticas públicas para generar cambios y disminuir sus implicaciones.

El reto de los gobiernos de países pobres implica una gran responsabilidad para generar cambios profundos en todos las ordenes nacionales, estatales y locales.

  1. Fernando Padilla Lozano
    | Responder

    Excelente colaboración la de Olivia Flores, escrita en forma sencilla pero elegante y contundente. Como las anteriores, permite enterarnos de temas relevantes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.